La corrupción no se borra – Juan Carlos Tafur

Que, según cifras de la Contraloría, haya más de dos mil funcionarios públicos del quinquenio anterior pasibles de tener responsabilidad penal por sus actos y más de ocho mil con responsabilidad administrativa, es algo pasmoso y que, de confirmarse, revelaría lo que muchos sospechamos: que en materia de ética pública el segundo gobierno aprista volvió a patear la misma piedra que lo hizo caer en el descrédito en el anterior.

La complicidad de la bancada fujimorista hizo imposible que toda investigación llegara a buen puerto. Es más, con la sola excepción de dos o tres casos, casi ninguno siquiera empezó a ser investigado. Y los indicios eran suficientes para pensar que asistíamos tras bambalinas a una montaña de corrupción.

Por supuesto, el software empleado en este segundo mandato ha sido más sofisticado, pero la denuncia de los petroaudios dejó entrever que hemos sido víctimas ciegas de un grado de inmoralidad que puede llegar a alcanzar las más altas esferas del poder. Y el espejo imitado parece ser el equivalente al de los gobiernos de Salinas de Gortari en México y Collor de Melo en Brasil.

Por lo mismo, se requiere de mucha mesura e inteligencia. No se trata de ganar créditos políticos con una persecución hecha torpemente y que, a la postre, terminaría en nada. En el Congreso se debate en estos momentos si la investigación se asienta en la comisión de Fiscalización o se forma una megacomisión. Lo cierto es que el Congreso debe ser consciente de sus potestades y limitaciones en este campo para no cometer errores.

Despacio se llega lejos. Y en este caso, hay instancias judiciales y fiscales que necesariamente deberán ser las columnas directrices de una investigación como la señalada que deberá contar con el auxilio del Parlamento para los casos en los cuales este tiene ventajas comparativas en cuanto a pesquisas y requerimientos. Repetir el espectáculo circense de lo que fue la comisión Waisman en el gobierno de Toledo, o el trabajo de Olivera contra García después de su primer gobierno, solo haría fracasar una investigación que, repetimos, creemos que arrojará tremendas sorpresas.

El Apra prepara, según se sabe, una respuesta política furibunda a cualquier atisbo de investigación. Bueno, pues, se trata de no darle en la yema del gusto politizando el tema. De indicios a pruebas y solo entonces a los fueros judiciales. Mientras más lejos del manoseo político esté la búsqueda de hechos y pruebas, mejor resultado se tendrá. El país merece que la democracia no se vea manchada por la impunidad.

FUENTE:

http://diario16.pe/columnista/1/juan-carlos-tafur/1105/la-corrupciaon-no-se-borra#.Tl_pjbuYUlw.facebook

Publicado el septiembre 6, 2011 en Noticias anticorrupción. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: